Los trabajos, consistentes en la sustitución de los cables de la máquina de extracción del pozo, ponen de manifiesto la capacidad de Grupo HUNOSA para poner su experiencia al servicio de clientes internacionales.

Un equipo de técnicos de HUNOSA ha ejecutado con éxito en Portugal trabajos de mantenimiento en la explotación de Almina-Minas do Alentejo, un proyecto que la empresa lusa contrató en marzo con la compañía asturiana, en pleno confinamiento, y que pese a las dificultades propias del momento, finalmente ha sido acometido en un tiempo récord en días pasados. Se trata del tercer proyecto que Almina encomienda a Hunosa en los últimos años, lo que evidencia la confianza que genera la labor desarrollada por el equipo técnico de la empresa asturiana y su capacidad para abordar trabajos similares fuera de España.

El contrato, cuyas labores previas de gestión y planificación pudieron desarrollarse con normalidad gracias al sistema de teletrabajo implantado por HUNOSA durante los meses del confinamiento, consistió en la sustitución de los cables de la máquina de extracción de mineral de la concesión minera de Almina, situada en los alrededores de la localidad de Aljustrel (Alentejo), donde se extraen y recuperan pirita, sulfuros y otros minerales, además de producir concentrados de cobre.

El pasado 2 de julio, tras la apertura oficial de las fronteras entre España y Portugal, un equipo técnico de HUNOSA se trasladó a las instalaciones de Almina para concretar in situ detalles de organización y planificación de los trabajos, los cuales se ejecutaron en la explotación de Aljustrel a finales de julio, mejorando los tiempos invertidos respecto a actuaciones similares realizadas con anterioridad para el mismo cliente.

Esta operación contó también con la participación de las empresas Auxinosa, para los trabajos de limpieza, desincrustación y tratamientos de los cables, y GTIC, para el control y análisis del comportamiento a lo largo de toda su vida útil.

La capacidad multidisciplinar de Grupo HUNOSA y su amplia experiencia en labores de mantenimiento como las ejecutadas en Portugal, permiten a la compañía desarrollar proyectos de este tipo con total garantía para empresas mineras internacionales, un área de actividad que se suma al portfolio de negocios que el grupo está potenciando dentro de su proceso de transformación tras el progresivo cierre de minas.